INICIO

La Casa Rural “Navalacedra” se encuentra a caballo entre el Paraje Natural de la Cascada de la Cimbarra y el Parque Natural de Despeñaperros.

Y a tan solo 4km del municipio de Aldeaquemada.

La Dehesa Navalacedra cuenta con 1850 ha de vegetación heterogénea, con una vegetación mixta de encinares (Quercus ilex) y alcornoques (Quercus suber), con pinar de repoblación; pino negral (Pinus pinaster) y pino piñonero (Pinus pinea) y con abundante matorral mediterráneo de madroños, quejigos, labiérnagos, enebros, jaras, romeros etc…

La Historia de la Finca Navalacedra, se enmarca dentro del Plan de Colonización de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena del siglo XVIII, de las tierras fundadas por el Rey Carlos III, donde la superintencia repartió a cada feligresía una Dehesa boyal para el aprovechamiento de los vecinos y la vacada común, además de una Dehesa carnicera. Navalacedra fue la Dehesa de Aldeaquemada.

Con la derrogación del Fuero de las Nuevas Poblaciones en 1835, Navalacedra quedó asignada como uno de los bienes de propios al Ayuntamiento de Aldeaquemada, sobreviviendo a las desamortizaciones realizadas durante el siglo XIX.

Desde un uso histórico, agrícola y ganadero, en la actualidad, la Dehesa está destinada a la explotación cinegética y turística.

Como muestra de su fulgurante legado colonial, se ha llevado a cabo la restauración y puesta en valor del Patrimonio Histórico en la antigua Casa del Forestal de la Dehesa, construida en la primera mitad del siglo XX, para gestionar este bien de propios de la población.

En la actualidad, La Casa Rural “Navalacedra” está totalmente rehabilitada y reacondicionada.

También encontramos interesantes restos de chozas de pastores, majanos o cercas de piedra, junto con pequeños cortijos y antiguas aldeas coloniales como la aldea de la Tamujosa.